Pastor’s Message

We live in an age when many seek instant results.  An example of this would be people who are day traders of stocks.  They seek a return immediately from their daily investments.  Our salvation requires more patience from us.  The Book of Wisdom tells us that the people of Israel awaited the salvation of the just.  In fact they waited 450 years before the Lord freed them from the Egyptians.  The letter to the Hebrews reminds us that Abraham never saw the promises of God fulfilled in his life, but in faith he continued to believe that they would be fulfilled.  And the Lord tells us blessed are those who the master finds vigilant on his return.  So the virtues of patience and perseverance are important in our journey of faith.  The blessing comes at the end of our journey of faith.  So we must always be on guard to remain faithful even when things are not going well.  This was the constant call of the Lord as he led his people in the Exodus.  It is his call to us also.  Be patient, persevere and do the will of God.

 

 

Vivimos en una época en la que muchos buscan resultados instantáneos. Un ejemplo de esto serían las personas que son comerciantes diarios de acciones. Buscan un retorno inmediato de sus inversiones diarias. Nuestra salvación requiere más paciencia de nuestra parte. El Libro de la Sabiduría nos dice que el pueblo de Israel esperaba la salvación de los justos. De hecho, esperaron 450 años antes de que el Señor los liberara de los egipcios. La carta a los Hebreos nos recuerda que Abraham nunca vio cumplidas las promesas de Dios en su vida, pero en la fe siguió creyendo que se cumplirían. Y el Señor nos dice bienaventurados aquellos a quienes el maestro encuentra velando a su regreso. Por eso, las virtudes de la paciencia y la perseverancia son importantes en nuestro camino de fe. La bendición llega al final de nuestro camino de fe. Así que siempre debemos estar en guardia para permanecer fieles incluso cuando las cosas no van bien. Este fue el llamado constante del Señor mientras guiaba a su pueblo en el Éxodo. Es su llamada para nosotros también. Ten paciencia, persevera y haz la voluntad de Dios.