Pastor’s Message

This second Sunday of Easter is Divine Mercy Sunday, the day when we celebrate the Lord’s free gift of mercy and forgiveness for our sins.  The Gospel tells us if the Lord’s desire when he breathes on his Apostles and tells them, “Whose sins you forgive are forgiven them.”  However, we must always remember to not presume on the Lord’s mercy and forgiveness because he also tells his Apostles, “whose sins you retain are retained.”  Our sins are retained, even after confession, when we do not try to amend our life.  Sorrow for our sins is always required for forgiveness and we must try with the Lord’s help to not sin again.  When we do the Lord’s other words to his apostles come to us too, “Peace be with you.”  Because when we are faithful to the Lord, we are also given his peace.

 

 

Este segundo domingo de Pascua es el Domingo de la Divina Misericordia, el día en que celebramos el regalo gratuito de la misericordia y el perdón de nuestros pecados del Señor. El Evangelio nos dice si el deseo del Señor cuando sopla sobre sus Apóstoles y les dice: “A quienes perdonáis los pecados, les son perdonados”. Sin embargo, siempre debemos recordar no presumir de la misericordia y el perdón del Señor porque él también les dice a sus Apóstoles, “cuyos pecados retengas, son retenidos”. Nuestros pecados se retienen, incluso después de la confesión, cuando no tratamos de enmendar nuestra vida. El dolor por nuestros pecados siempre es necesario para el perdón y debemos intentar, con la ayuda del Señor, no volver a pecar. Cuando hacemos caso, las otras palabras del Señor a sus apóstoles también vienen a nosotros: “La paz sea con ustedes”. Porque cuando somos fieles al Señor, también se nos da su paz.